Hay historias que están hechas para ser escritas. Historias que viven, que respiran, que sienten. Y esta es una de ellas. De esas que no tienen ni principios ni finales. Solo presentes. Pero tal vez el aquí y el ahora, puedan convertirse en para siempre. Era el...